Joseph Jurán, uno de los padres de la calidad, falleció el 28 del febrero de este año por causas naturales, a la edad de 103 años, y estuvo física y mentalmente activo hasta su muerte.

Joseph Juran nació en Rumanía el 24 de Diciembre de 1904, su familia emigró hacia Estados Unidos, estableciéndose en Minneapolis en 1912.

Se hizo conocido en el mundo después de su visita a Japón en 1954, después de la Segunda Guerra mundial, después de los aportes que realizara a los empresarios de ese país, Edwards Deming. Juran expuso sus conocimientos sobre el Rol de la Gerencia en la Promoción de las Actividades de Control de Calidad.

Expuso con bastante fuerza sus planteamientos respecto a la definición de las políticas de calidad y la planificación de la calidad.Sus enseñanzas fueron potenciadas por coincidir con los conceptos del libro de Peter Drucker, “La Práctica de Gerencia”, traducido al japonés, en el que se plantea la Administración por Objetivos.

Durante su vida publicó 15 libros y más de 200 artículos sobre el tema de la Calidad. Una de sus obras más renombradas fue el llamado “Manual del Control de la Calidad”, publicado en 1951. Escribió su autobiografía a la que tituló “Arquitecto de Calidad”. En 1986 nos entregó su obra “Trilogía de la Calidad”.

En 1937 fue quien conceptualizó el llamado Principio de Pareto, conocido también como la regla 80/20, que nos ayuda a separar los pocos vitales de los muchos triviales. En el año 2003 la Asociación Americana de la Calidad propuso que el Principio de Pareto fuera rebautizado como el “ Principio de Juran”.

Los Japoneses fusionaron las enseñanzas de Deming y Juran con la Administración por Objetivos y dieron los primeros pasos hacia la Planeación Estratégica de la Calidad y hacia la Administración de la Calidad Total ((TQM – Total Quality Management).

La “Trilogía de Jurán”, publicada en 1986, ha sido identificada y aceptada a nivel mundial como una de las bases de la gestión de calidad.

Esta trilogía define tres procesos gerenciales que toda organización requiere para mejorar: el Control de Calidad, el Mejoramiento de Calidad, y la Planificación de Calidad.

Juran expresó que debía vigilarse la calidad de todo aquello que se pusiera en manos de los clientes y que para ello se debían crearse métodos de control específicos.

La metodología para la adopción de la calidad propuesta por Jurán es la siguiente:

  • Fomentar a todos los niveles la necesidad de la calidad y su control.

  • Buscar los métodos de mejora dentro de la organización los métodos y aprender de ellos.

  • Establecer objetivos de calidad a todo nivel.

  • Aplicar todo tipo de medidas y cambios para poder alcanzar estas metas.

  • Comprometer a los trabajadores en la obtención de una mayor calidad, mediante programas de formación profesional, comunicación y aprendizaje.

  • Revisar los sistemas y procesos productivos para poder mantener el nivel de calidad alcanzado.

Jurán remarcaba que la Calidad como atributo de toda empresa, no debe ser relegada a las acciones que contemple un solo Departamento que sea creado con el fin de asegurarla. Debe ser parte del proceso de elaboración o prestación de los bienes o servicios, debiendo existir un serio compromiso de todo el personal para alcanzarla de manera preventiva, es decir, no esperar que se detecten defectos para evitarlos.

La consecución de la Calidad no se delega, sino que todos debemos ser protagonistas para alcanzarla. Deberá ser una filosofía que sostenga el comportamiento de todos en la empresa.

Se deduce uno de los planteamientos valiosos de Juran: el ser humano es incorporado de manera vital y directa en el arte de lograr Calidad, en cuanto es parte de un proceso de auto-supervisión individual y directa.

Para terminar en esta breve reseña de los principales conceptos estipulados o propuestos por Juran, expresó que la

Planificación de la Calidad se podía obtener siguiendo estos pasos o fases:


  • Identificar quiénes son los clientes.

  • Determinar las necesidades de los clientes identificados.

  • Traducir dichas necesidades al lenguaje de la empresa.

  • Optimizar las características del producto (servicio) para satisfacer las necesidades del cliente y las de la empresa.

  • Desarrollar un proceso capaz de producir el producto.

  • Optimizar del proceso.

  • Demostrar que el proceso puede producir el producto en condiciones operativas 8. Transferir el proceso a las fuerzas productivad.